La brecha salarial de género en el Mundial de Fútbol Femenino

Hablemos sobre futbol femenino y por que nos está cambiando a todas.

En Julio de este año se jugó la 8va Copa Mundial de Fútbol Femenina, con resultados impresionantes de rating pero sobre todo visibilizando las diferencias de brecha salarial de género y la urgencia de cambiarlas.

La selección costarricense de fútbol celebrando un gol, Panamericanos 2019. Foto de Columbia.

La selección costarricense de fútbol celebrando un gol, Panamericanos 2019. Foto de Columbia.

Donde comenzó todo

El Mundial Femenino de Futbol tiene exactamente 28 años de existir, es tan joven como una fuerte mujer millennial. La versión que conocemos hoy de este mundial nació en 1991, pero tuvo un evento predecesor que inició en 1970: cuando múltiples países eliminaron la prohibición de las mujeres en el fútbol (WHATT!?!?!?!).

Se oficializó en 1991 con un apoyo de la FIFA so-so, cuando ya el Mundial Masculino estaba completamente instituido (recordaremos que un año atrás Italia 90 fué la gran hazaña futbolera costarricense, apoyemos el cine nacional). El Mundial Femenino, queda un poco como en back-burner por lo que FIFA decide asignarle un mucho menor presupuesto lo cuál lleva a que los patrocinadores tampoco lo tomen tan enserio.

Este año, el Mundial Femenino de Futbol de Fifa batió records de audiencias nunca antes vistos, así como de ganancias tanto en venta de entradas como merchandising. Marcas como Nike decidieron tomar la delantera en patrocinios girando la visibilidad hacia un mundial de prometedoras estrellas futbolistas, pero esto no pasó fácilmente.

women's World Cup jerseys

EQUAL PAY

En el año 2015, profundamente afectada por la desigualdad de pago para las jugadoras, la G.O.A.T (Greatest of all times) de ese momento, la carismática Abby Wambach levanta la Copa Femenina haciendo campeonas a las estadounidenses. Al mismo tiempo hace un llamado de atención a la FIFA y les dice ¨ya no vamos a tolerar la desigualdad¨.

En su libro Forward, Abby narra como su principal preocupación al retirarse en ese Mundial sería su sustento, pues las jugadoras retiradas a diferencia de los hombres con salarios bajos y poco patrocinio se quedan ¨sin trabajo¨. Decide entonces comenzar a trabajar tiempo completo en ser embajadora de #EqualPay para las futbolistas. Este proceso de visibilización de las diferencias ha impactado no solo a la liga completa, sino al mundo entero, junto con los esfuerzos de otras jugadoras que están levantando la voz: cómo Megan Rapinoe en US y Shirley Cruz en Costa Rica.

Información de Forbes.com con Statista.com

Información de Forbes.com con Statista.com

La diferencia entre los ingresos de una futbolista mujer y un hombre son tan absurdos que parecen falsos. Algunas estadísticas

  • Este año la copa femenina recaudó $73 millones de dólares.

  • Aún así un asiento en primera fila par el mundial masculino podía costar entre los $800 y $1000. En el mundial femenino el precio del mismo rondaba los $70-$100.

  • El salario de las top jugadoras por partido puede estar entre los $1000 y $2000 en europa, aunque por ejemplo en Latinoamérica las jugadoras reciben salario mínimo o no tienen del todo, por supuesto en Asia y Africa la situación es similar.

  • Los equipos masculinos reciben cerca de $250 millones de dólares para costos de preparación y compensación de clubes, mientras que los femeninos reciben menos de $20 millones en total.

  • La brecha salarial de género real entre los campeonatos masculinos y femeninos es de $370 millones. Osea, los premios y beneficios que reciben los hombres para el mismo campeonato es $370 millones superior al que reciben las mujeres.

Alex Morgan y Megan Rapinoe las co-capitanas del equipo femenino de US, Campeonas Mundiales.

La promesa del futuro

La FIFA tiene varios años de estar prometiendo que irán emparejando no solo el apoyo al Mundial Femenino, sino que además implementaran procesos para que cada país pueda apoyar al fútbol femenino. Aunque esta promesa parece estar en la cola de un venado, queremos reconocer que plataformas como los Juegos Panamericanos o los campeonatos de Europa, Asia y Africa se están utilizando para demandar este cambio.

No solo este cambio es relevante, pero también es importante reconocer que esta lucha es paralela en los temas xenofobio, homofobia, y racismo. Las atletas hoy más que nunca están unidas para ser reconocidas como mujeres integrales que representan a sus países y sus identidades deben reconocerse con respeto y de manera igualitaria, siempre.

DeportesAna Mora